Amor incondicional para vender de forma más directa - Fede Martrat
26
post-template-default,single,single-post,postid-26,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.2,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Amor incondicional para vender de forma más directa

Amor incondicional para vender de forma más directa

¿Cuántas veces nuestro juicio sobre nuestro cliente nos ha impactado en la venta? ¿Cuántas veces el estado de humor del cliente ha impactado en nuestro estado de humor? ¿Cuántas veces hemos tenido una respuesta reactiva a un comentario de un cliente y luego nos hemos arrepentido?

Cuando estamos ante una persona, tenemos reacciones inconscientes que se disparan automáticamente. Esto supone en la práctica que, el comportamiento o el estado de ánimo del cliente afecta de manera directa a nuestras emociones. Dicho con otras palabras, a veces perdemos el control de nuestro estado emocional y lo dejamos en manos de los demás.

Con la práctica del mindfulness aprendemos a hacernos conscientes de nuestros cambios anímicos y de nuestros pensamientos para así poder “dejarlos ir” y, por lo tanto, tener un estado emocional mucho más ecuánime. Esta ecuanimidad nos hace tener el control sobre nosotros mismos y sobre nuestras reacciones. De esta manera, mejoramos en seguridad, autoestima y por lo tanto somos más efectivos en un proceso de venta.

Dentro del mindfulness se trabaja el concepto del “amor incondicional” y se refiere a un estado mental de buena disposición hacia los demás. Este “amor incondicional” supone el desear la felicidad a las personas con las que nos encontramos en nuestra vida. A no juzgarlas según sus comportamientos, a aceptar que todas ellas se comportan de la mejor manera que saben en cada momento, y si no se comportan de la manera que nosotros entendemos más adecuada, es porque es la única manera que saben de solucionar los problemas.

Cultivar el amor incondicional supone, en el mundo de la venta, el mejorar la comprensión del cliente, ya que, al no juzgar el fondo o la forma de su discurso, nos centraremos en escuchar sus necesidades con una visión holística, no sólo profesional sino también personal del cliente.

Con esta práctica se aprende a ver al cliente como una persona a la que ayudar en sus necesidades, y sus comportamientos erróneos como un motivo de su propio sufrimiento, lo que genera un sentimiento de empatía que provoca el querer solucionar los problemas existentes desde una perspectiva de win-win.
¿Significa esto que tenemos que resignarnos a que un cliente tenga comportamientos inadecuados? No. Esto significa que, aceptamos que los tiene, sin engancharnos emocionalmente a ellos y buscamos la solución a la situación consiguiendo una objetividad que de otra manera sería muy difícil de lograr.

Con esta práctica, también aprendemos a vernos a nosotros mismos como personas que nos comportamos lo mejor que sabemos, incluso cuando cometemos errores que suponen consecuencias negativas hacia nuestra empresa o hacia el cliente. Aceptar nuestros errores y no castigarnos por ellos, supone una mejora en la gestión de la frustración, de la culpa, del resentimiento, y, por lo tanto, en la mejora muestra autoestima. Con esta aceptación, la capacidad de recuperarse frente a un fracaso se multiplica, pudiendo volver a un estado emocional de calma en un breve periodo de tiempo.

¿Significa esto que nos resignamos a cometer errores ya que “nosotros somos así”? No. Esto significa que, buscaremos, de forma constructiva, la manera de reducirlos en el futuro. Pero evitaremos los sentimientos de culpa o ira con nosotros mismos, que tanta destrucción nos generan y que no nos ayudan en la búsqueda de una solución.

El amor incondicional supone, por lo tanto, una herramienta efectiva para incrementar el resultado de ventas, ya que aporta objetividad en la toma de decisiones, ecuanimidad ante posibles conflictos, más autoestima y energía. En definitiva, más facturación para el vendedor. Los buenos vendedores saben que estas herramientas les pueden ayudar en sus objetivos.